lunes 23 de octubre de 2017

¿Tenés algún compañero que es un bochazo? ¿Un nerd? ¿Un cerebrito? ¿Te gustaría que los exámenes te resultaran taaan fáciles como a él? ¿Sentís que estás muy lejos de alcanzar un rendimiento académico parecido? Si eso es lo que pensás, te cuento que estás equivocado.

No tenés por qué perder el entusiasmo ni creer que siempre te resultará difícil estudiar. Siempre hay un cerebrito en clase. Un compañero que hace las tareas y rinde las materias de taquito, como si fuera tan fácil.

Aunque vos creas que este nerd viene con un chip diferente, que su inteligencia es producto de la genética o que todo el conocimiento lo tiene por ósmosis, lamento decirte que no es así. Con seguridad tiene muy buenos hábitos de estudio y esa es la gran diferencia. No hay magia, ni hechizos ni poderes ocultos.

Para tu información te cuento que hay estudios que aseguran que si se mantienen ciertos hábitos de estudio el camino al éxito está garantizado. ¿Te cuento?
En primer lugar te invito a guardar muy lejos el celular para meterte de lleno en esta nota. ¿Listo? Ahí vamos…
 
Diseñar un Plan de Estudio
Parece básico y lo es. Sin duda es el primer escalón para subir la escalera al éxito. Tenés que programar todo. Seguro te pasa que te sentís abrumado porque no te dan los tiempos para preparar parciales y finales. Organizar con calendario las tareas es una excelente opción para ir día por día y llegar a tiempo con los plazos de entrega y evaluación.

Establecer recreos
Ninguna cabeza puede asimilar en diez días una materia que lleva treinta días de estudio. Es imposible asimilar y madurar los temas en setenta y dos horas. Y en esto no hay secreto. Existen muchísimos estudios científicos que demuestran que para retener y grabar información es necesario hacerlo paulatinamente. ¿Cómo es esto? Es importante alternar el tiempo de estudio con breves, retitero, breves periodos de descanso. No quiere decir que te colgués una hora en el Face o en el chat.
 
Y con los apuntes ¿cómo te llevás?
Vos me dirás que los de tus compañeros son muy completos y que te alivian la tarea. Yo te aseguro que nada mejor que realizar tus propios apuntes ¿Por qué? Por el solo hecho de tomar nota durante la clase ya estás prestando atención y te pueden surgir dudas que podés salvar en ese mismo momento. Nada mejor que registrar ideas y aportes del profesor en la clase misma. Desde ese preciso momento el cerebro comienza a establecer relaciones con otros temas y resulta más simple el aprendizaje. Además cuando lo vas a estudiar recordás lo comentado en la clase y ahí ya vas en ventaja.
 
Dormir lo Suficiente
¡¡¡Qué problema!!! ¿Cómo hacer con las juntadas del fin de semana? El cansancio no es compatible con la excelencia. Si has dormido lo suficiente tu cerebro estará preparado para asimilar mejor lo leído y estudiado. Nadie dice que no asomés la cara el fin de semana pero yo te pregunto: ¿Cuándo empieza y cuándo termina el fin de?
 
¡Asistir, asistir y asistir a clase!
¿Para qué? No sé si has podido registrar que estos nerds hacen preguntas en clase. Se involucran, se meten en tema, leen antes de ir a clase y por si fuera poco… ¡preguntan si tienen dudas y hacen aportes! es decir que participan activamente en lugar de permanecer como zombies frente al profesor.  
 
Autoevaluarse constantemente con otro compañero
¿Cómo sería esto? Es simple. Una vez que has estudiado un tema hay que repasarlo. Es necesario probar si uno comprendió y realmente aprendió. Para eso nada mejor que ayudarse con guías y preguntas. ¿Cómo? Nada mejor que estudiar con uno, dos o tres compañeros. No sólo te sirve para medir cuánto sabés del tema sino que estudiar con otros te motiva, te ayuda a sostener el esfuerzo y te anima cuando el cansancio te juega una mala pasada.  
 
Recrear la situación de examen con tu grupo de estudio
Es aconsejable simular la situación de examen real. Para esto pueden armar una mesa de examen con tribunal incluido. Tus compañeros pueden ser los profesores. Deben hacerse preguntas y ayudarse a relacionar. Esta dramatización te ayudará inclusive a expresarte mucho mejor.
 
Informarte sobre los temas que estás estudiando
En general los mejores estudiantes buscan información actualizada sobre los temas de estudio, de manera que pueden evaluar inclusive situaciones reales con el conocimiento adquirido. Esto ayuda mucho ya que se puede aplicar en la vida real lo aprendido.
 
Creo que no hace falta que te diga que las técnicas de estudio son muchas y que a cada persona le resultan mejor unas que otras. Lo importante es probar y dar con aquellas técnicas que te vengan bien a vos. Pero claro para eso hay que implementarlas y probarlas. No vale descartar sin aplicar.
Empezá hoy mismo y te aseguro que el camino al éxito empezará al instante. Eso sí, cualquier técnica que implementés reclama el celular lejos. No es cierto que se pueden hacer varias cosas simultáneamente.
 
Para estudiar hay que poner la cola en la silla y la cabeza en el libro.