lunes 23 de octubre de 2017

¿Te gustan los animales? ¿Qué mascotas tenés? ¿Sabés cuáles son los beneficios de convivir con ellas?

¿Cuántos gatos tenés? ¿Cómo te organizás para cuidarlos? ¿Convivís con varios perros? ¿Cómo se llevan?
Ningún extremo es bueno. Nadie dice que tengás catorce gatos o una docena de perros pero si por circunstancias de la vida estás viviendo solo, tenés que saber que la compañía de los animales es un excelente antídoto contra la depresión y la tristeza. ¿Sabés por qué?
 
En primer lugar te cuento que tener animales es una buena estrategia para no sentir tanto la soledad. Al cuidar de los animales brindás un cariño y un cuidado que en algún punto es recíproco. Tener la obligación de alimentar un gato, un perro o un pájaro implica una rutina que te motiva y ayuda a sentirte útil.
 
Y si estás con alguien o en familia igual una mascota constituye un excelente vínculo para con otros seres de esta tierra, para con el medio ambiente y la naturaleza. En cualquier caso te brindarán un cariño que no lo podrás creer.
 
Por eso si no tenés ninguno de ellos te aconsejo que empecés a mirarlos con más ternura porque compartir la vida diaria con alguno de ellos tiene varios beneficios. ¿Te cuento?
 
Para empezar te comento que los gatos aportan tranquilidad y no necesitan tanta dedicación. Además son súper demostrativos y cariñosos con sus dueños. Los gatos buscan permanentemente el calor de su dueño. Imaginate estar solo viendo tele y que tu gato se recueste en tus pies o se hunda en tus brazos. ¡¡¡Una ternura total!!!
Por otro lado el alimento del gato no es tan costoso. Lo aconsejable es tener un arenero y renovar la arena cada semana.
 
Por si no lo sabías te doy un dato: hay estudios que dicen que quienes tienen un gato olvidan sus dolencias articulares y se sienten más animados.
Claro que si no te gustan los gatos tenés que pensar en un plan B.
 
¿Y con los perros qué onda?
Ellos también aportan serenidad aunque requieren un poco más de cuidado. Hay que sacarlos a pasear o tener un espacio verde para que corran y puede ser un poco más costoso el alimento. Eso sí, al igual que los gatos, los perros son muy afectuosos y juguetones con los dueños.
 
Ahora si no querés complicarte la vida podrías pensar en un simple pajarito. Los pájaros son una excelente opción cuando el perro y el gato no te convencen. La compañía de su canto cotidiano también provoca emociones positivas y el cuidado que requieren es mínimo. Eso sí, no demuestran el cariño como lo hacen perros y gatos.
 
Y hablando de demostrar el cariño te cuento que tu tercera juventud es muy importante para nosotros. Por eso queremos que estés acompañado. Si todavía no te decidiste te cuento que tener una mascota a quien cuidar ayuda a mejorar el estado anímico, el sueño y el humor.
 
Eso sí, no hace falta llegar a los extremos. Con una mascota suficiente. No quisiéramos que tus mascotas y vos se lleven como perros y gatos.