viernes 20 de julio de 2018

La familia minera se convocó nuevamente en un pueblo netamente minero. Con un predio a pleno, con homenajes y show, la fiesta fue un éxito.

La esfera espejada en el ingreso al club Boca de Los Berros ya nos anticipaba que íbamos a vivir una Fiesta con todas las letras. Y así fue. Show, elección de la reina, artesanías y comidas típicas enmarcaban la edición 18 de la Fiesta Provincial del Obrero Minero y la Minería.


Con Aomito recorrimos el predio en el que encontramos artesanías de todo tipo, desde adornos hasta dulces y vino. Lo que más llamó la atención de Aomito fue la variedad gastronómica. Había: punta de espalda a las llamas, choris, hamburguesas, panchos, papas fritas, empanadas, pasteles, pizza y sándwich de asado. Además de una gran variedad de bebidas que satisfacía todos los paladares.

Las noches de la fiesta se dieron en un clima excepcional que hizo que nadie se levantara de su asiento hasta el final.  Cuando el show comenzó, Aomito bailó frente al escenario junto a otras parejas amantes del folklore. De igual manera, cantó los temas de Destino San Javier y Damián Córdoba que fueron los platos fuertes de la jornada del viernes. Mientras que en el cierre, el sábado, se deleitó con el gran repertorio de los hermanos Pimpinela, se descostilló de risa con el humor de Cacho Buenaventura y bailó al ritmo de La Costa.

Pero tuvo su momento de gloria cuando llegó la coronación de las bellas soberanas. Entre las 20 candidatas resultó electa como Reina del Obrero Minero y la Minería: Irina Micaela Rubio (representante del oro) y como Virreina: Alba Lina Olguín (representante del cuarzo rosa) con quienes se cansó de sacarse selfies luego de entregarles el regalo que AOMA tenía para ellas: la estadía en alguno de los hoteles que tiene el gremio en diferentes puntos turísticos del país.

La noche anterior la emoción fue la que había sorprendido y gustado más a Aomito: los  homenajes a destacados obreros mineros. Minutos antes de las dos de la mañana Exequiel Frías, Oscar Tapia, Juan Carrizo y Fernando Domínguez fueron convocados al escenario central donde recibieron su merecido homenaje a la trayectoria minera.  Entre aplausos y las menciones correspondientes el locutor se explayó sobre la vida de estos mineros, el homenaje sorprendió a los agasajados y a sus familias hasta las lágrimas. Con placa en mano, llegó el merecido brindis y los abrazos.