viernes 26 de febrero de 2021

¿Cuántas veces te fuiste con tus amigos al dique de Ullum en bicicleta? ¿Y con tus hijos? ¿Cuántas veces se fueron pedaleando al Camping para hacer un picnic? ¿Y al parque? Si todavía la tenés archivada tu bici, MA te propone hacer un ¡Listos ya! para darle al pedal y no parar más. ¡Vení! No la pensés más y subite con nosotros que ya… ¡¡¡Largamos!!!

Imaginate ¿Cuánto tardarías en llegar al Dique de Ullum si fueras caminando? ¿Y a Mendoza? ¡¡Imaginate ir a Mendoza a patinga!! ¿Cuánto tardarías? Tirate un cálculo. Cuatro, cinco horitas, ¿Tal vez más?…

 

Muchas, muchísimas personas disfrutan de viajar por el mundo en bicicleta. ¿Vos viajaste alguna vez en dos ruedas? Cerrá los ojos y pensá un momento… seguramente es un viaje extremadamente distinto a cualquier otro. Además de ir disfrutando el paisaje en contacto directo con la naturaleza es tu propia energía y tu propia fuerza la que te lleva.

 

La historia de la bicicleta empezó hace un siglo y medio y sin duda es un vehículo que a pesar de tantísima tecnología todavía no ha sido superado. Hay cuadros de carbono, de acero, de titanio, de aluminio… sin embargo sigue siendo la fuerza y la voluntad del hombre el motor que la impulsa. ¿No te parece increíble?

 

¡Cómo será de importante que la Bici también tiene su día! ¿Lo sabías? El 19 de abril se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Bicicleta. ¿Y sabés por qué? Porque tiene tantísimos beneficios que se promueve su uso como un medio alternativo de transporte.  Además se celebra este día para llamar la atención sobre los derechos de los ciclistas y destacar sus beneficios para la salud.

 

¡Imaginate si repetís la hazaña de  Remigio Saavedra! ¡Sabés quién es? Un tipo enamorado del pedal que una vez se subió a la bici y no paró hasta unir Mendoza con Buenos Aires ¿Te imaginás la hazaña? Y como le quedó gusto a poco ¡repitió la aventura 38 años después! Por eso también en nuestro país, se celebra el “Día del Ciclista”, en honor a este grande que le dio masa al pedal.

 

No me digás nada. Seguro que ya estás arriba de tu bici esperando que yo termine para darle a tope. Bueno ¡no esperés más! Ponete el casco y empecemos ya mismo. ¿Dónde vamos? ¿Llevás agua? ¿Y los lentes? Mirá que el camino es largo y en la ruta pega fuerte el sol. ¡Se largóooooo!