miércoles 23 de mayo de 2018

¿Tenés problemas de circulación? ¿Cómo te das cuenta? Te contamos para circular mejor…

¿Se te hinchan las manos? ¿Sentís un cosquilleo en los pies? ¿Se te quiebran las uñas? ¿Pensaste que podrías tener mala circulación? ¿Qué es eso y de qué se trata? Te contamos en círculos para que no entrés en ningún círculo vicioso…

 

La mala circulación es un problema que afecta a muchas, muchísimas personas pero… y aquí viene la parte buena… se puede prevenir cambiando algunos hábitos de vida. ¿Cómo cuáles? Ahora te cuento.

 

·      Si mantenés una dieta equilibrada y aumentás el consumo de verduras y frutas y además reducís la cantidad de sal ya vas por buen camino.

·      Si aumentás el consumo de pescado y la pimienta de cayena que estimula y activa el sistema cardiovascular estás ayudando a reducir la presión arterial y el colesterol.

·      Por supuesto que hidratarse con buen aporte de agua es fundamental.

·      Si te hacés masajes regularmente también estarás ayudando a la mejora de la circulación. ¿Cómo tenés que hacerlos? Una buena opción es la hidroterapia. Para eso se usan fuertes chorros de agua caliente y fría, alternándolos. Así activarás la circulación.

·      También tené en cuenta que es aconsejable elevar las piernas cada tanto. No estar tanto tiempo parada ni sentada.

·      Y desde ya el ejercicio más completo e inofensivo es caminar. Lo más simple para evitar problemas de mala circulación es caminar, caminar y caminar.

 

Todavía no te conté para no sugestionarte pero ¡Atención! Si tenés los siguientes síntomas entonces no dudés en consultar con tu médico de cabecera y empezar ya mismo a cambiar tu rutina.

 

·      ¿Se te inflaman los miembros? Atención si notás las extremidades hinchadas sobre todo los pies y las manos.

 

·      Si las extremidades toman un leve color azul es porque no está llegando suficiente oxígeno a estas zonas del cuerpo.

 

·      Si sentís frío y hormigueo en las extremidades tenés uno de los principales síntomas de la mala circulación. Si la sangre tiene un buen recorrido, el cuerpo tiene más facilidad de mantenerse a una temperatura constante. En manos y pies sin embargo, en los que hay muchas terminaciones nerviosas, a la sangre le cuesta más llegar, por lo tanto, se pierde el calor. Presta mucha atención y si estos síntomas te acompañan entonces empezá ya mismo a cambiar algunos hábitos de vida.

 

·      De alguna manera cuando hay mala circulación el pelo y las uñas también sufren. ¿Cómo te das cuenta? Se vuelven quebradizos porque no le llegan los suficientes nutrientes y vitaminas que el cuerpo necesita.

 

·      Si además te aparecen heridas en la piel como rozaduras, por ejemplo en las piernas, tobillos y pies no lo atribuyas solo a la sequedad, también puede ser por este motivo. La sequedad aparece porque la sangre no puede llegar a las zonas más superficiales de la piel.

 

·      Otra… si te aparecieron varices en las piernas es porque las venas se abultan cuando la sangre se acumula en ellas, especialmente si estás mucho tiempo en la misma posición.

 

Estos síntomas se pueden notar a simple vista, pero algunos son más difíciles de percibir. Por ejemplo cuando sentís mucho agotamiento o las heridas te llevan mucho tiempo de cicatrización.

No esperés a tener síntomas molestos o muy evidentes. Como dice el refrán siempre es mejor prevenir que curar.

Y si todavía no tenés ninguno de estos indicadores, no te alarmés pero empezá a caminar y circulá. Circulá en círculos para no entrar en ningún circulo vicioso.