domingo 17 de junio de 2018

¿Te cansaste de las mismas lámparas de siempre? ¿Querés renovarte con pocos pesos y darle un aire fresco a tu cuarto? ¿Te pinta el reciclado? Entonces cuando bajés de la mina o llegués de la calera pongamos manos a la obra para que se haga la luz…

¿Te gusta irte a dormir con un libro? ¿Qué mejor momento después de un laaargo día de trabajo que irte a descansar a tu cuarto? ¡No se compara con nada! Luz tenue, una taza de té o chocolate bien caliente y un libro en la calidez y tranquilidad que solo encontrás en tu dormitorio.

 

Pero… ¿Te parece que las lámparas que tenés en tu mesa de luz son muy viejas? ¿Pasaron de moda? ¿Te cansaron? Bueno para eso nada mejor que reciclar. Con pocos pesos les cambiamos la onda y tendrás lámparas nuevas.

¡Y listo!

 

Te cuento el cómo mientras preparo un café bien caliente con medialunas. Así nos motivamos y ya que estamos renovamos las del comedor también.

Si el diseño que tienen está pasado de moda o es muy aburrido o no coincide con los colores del cuarto, te propongo buscar materiales diversos. Pueden ser telas de motivos al tono o hilos o cintas. Los colores serán a tu gusto.

 

Lo importante es que esta idea se puede aplicar a pantallas en lámparas de mesa, colgantes o de techo, apliques de pared, y también luminarias de pie.

¿Qué materiales necesitás?

 

·      Pantalla de una lámpara.

·      Hilo vegetal como el hilo sisal (o cintas, o telas de colores).

·      Tijeras

·      Puntilla o pasamanería (o botones o piedras o lentejuelas…)

·      Pegamento.

 

¿Cómo empezamos y cómo seguimos?

 

Lo primero que tenemos que hacer es aplicar un adhesivo en la parte superior de la pantalla de la lámpara, de esta forma se comienza a fijar o a pegar el hilo rústico sobre la pantalla.

 

Podés envolver toda la superficie de la pantalla, con sucesivas vueltas de hilo hasta cubrirla completamente. O también podés poner solo en el borde superior e inferior y en el centro de la pantalla cubrir con tela. Si decidiste cubrir todo con hijo tené en cuenta que cuanto más grueso es el hilo más rápido se terminará la tarea, y al mismo tiempo vas a obtener un aspecto más rústico.

 

Al realizar las vueltas de hilo sobre la pantalla tratá que cada hilera quede bien cerca de la anterior, de esta forma se evita que queden zonas sin cubrir y se vea desprolijo.

 

Una vez que se cubrió toda la pantalla con hilo sisal se vuelve a aplicar pegamento en la zona del borde de la pieza para poder fijar el hilo. Si quedara un excedente de hilo se corta, para ya dejar que el trabajo se seque bien y que el hilo se adhiera bien.

 

Como terminación podrías agregar una puntilla, que se puede reemplazar por pasamanería o cinta también. Con el detalle que vos quieras, recorré los bordes superior e inferior de la pantalla, usando un adhesivo para fijarla.

 

Como verás no es nada complicado, el punto es definir cómo la querés. Yo hice una con retazos de tela y le di una impronta de patchwork. Con cuadraditos de diferentes telas en una sola gama de colores.

 

Ya renovaste tu cuarto. Ahora podríamos seguir con la funda de los almohadones o con una alfombra tejida. Lo importante es que arrancamos la nota esperando que se haga la luz y… ¡¡¡La luz se hizo!!!