viernes 26 de febrero de 2021

Hablar de junio es hablar de la Bandera, de nuestra bandera. ¿Qué sabés de nuestra bandera? ¿Cuántas banderas tenemos? ¿Querés que te cuente?

Sobre la celeste y blanca hay varias versiones. Veamos algunas.

Empecemos por la más infantil, la que se les ocurrió inventar y contarnos en la escuela: Que Belgrano se inspiró en el cielo. ¿Cuántos cuentos infantiles nos contaron? Hay otra que sostiene que el celeste y blanco se debe a que eran los colores de la casa de los Borbón, los reyes de la España imperial.

Posiblemente tenía solo dos franjas: una blanca y la celeste abajo. Un año después Belgrano hizo jurar a las tropas a una nueva bandera. Puede que luego del triunfo de Salta sea la que está en el museo de Sucre. Pero esa tiene un celeste central y dos franjas blancas. Puede también que esa fue un estandarte glorioso.

Belgrano siguió adelante y dijo: “Juremos vencer a los enemigos internos y externos”. La bandera fue prohibida por Rivadavia. Belgrano desobedece y la lleva al Éxodo Jujeño adonde flamea heroica.

En 1818 Juan Martín de Pueyrredón, el Director Supremo que apoyó a San Martín, definió la bandera que tenemos hoy. Le agregó el sol inca.

Más allá de la falta de datos, lo concreto es que es bellísima y hoy, como en muchísimas batallas, la tenemos entre nosotros, fantástica, hermosa, majestuosa.

Ahora que estamos de Mundial ¡Icemos la Bandera! y la levantemos bien alto. Pero la icemos hoy y siempre. ¿Viste las películas norteamericanas? Tienen banderas hasta en el baño. Calzoncillos, medias y murales bien heavy, autos, motos y monopatines. Gorras, zapatillas y botas.  Hasta en el papel higiénico están las estrellas o las rayas de la bandera más conocida de todas.

No solo la asociemos con el fútbol, la llevemos siempre en el pecho porque la albiceleste es sinónimo de luchas por la independencia, de los que murieron por la patria y de los que siguen vivos para defenderla. La patria se construye todos los minutos, todos los días. Con trabajo o movilización para defender el trabajo.

¡Vamos con la albiceleste! Vamos a hacer goles y a luchar contra los que no la respeten.