sábado 15 de diciembre de 2018

¿Qué hacés en el tiempo libre cuando bajás de la mina o llegás de la calera? ¿Te gusta reciclar ropa usada? ¿Qué me decís si te digo que a partir de una o dos remeras sin uso podrías tejer tu propia alfombra al crochet? ¿Te pinta? Vamos al punto sin dar muchas puntadas…

¿Cuánto hace que tenés las remeras guardadas sin saber qué destino darles? ¿Perdieron su color? ¿Te quedaron muy apretadas? ¿Pasaron de moda? Abrí tu placard y mirá con ojo crítico toda tu ropa. ¡¡¡Toooodo se puede reciclar!!! Y si no me creés metete conmigo en esta nota y vas a ver que no es nada complicado. Al contrario resulta súper satisfactorio darle otro uso a lo viejo.

 

¿Qué te parece si con ingenio y creatividad diseñás tu propia alfombra? Nada mejor que ocupar el tiempo libre en actividades que te devuelvan placer y satisfacción por reciclar y darle nuevo uso a lo que entra en desuso.

¿Qué necesitás? Muy simple. Anotá que te cuento:   

 

·      Tiras de tela de diferentes colores. Para hacer las tiras con ropa usada tenés que cortar la prenda creando tiras de 1cm o de 1,5 cm dependiendo de la pieza que vos quieras tejer. Cortás las tiras de manera que no tengás que realizar nudos para unir los trozos.

·      Malla de las que se usan para manualidades, puede ser de goma o de tela engomada (es esa tela que tiene cuadraditos chiquitos).

·      Aguja de crochet de un tamaño grande.

·      Tijera.

 

¿Por dónde empezás a cortar las tiras? Empezás por la parte inferior de la remera, usando el borde del dobladillo y nunca dejás de cortar hasta que se termina la remera. Es decir empezás y cuando vas llegando al borde por el que empezaste vas subiendo, manteniendo el mismo grosor hasta terminar la remera. Así te queda un ovillo para tejer la alfombra.  

 

¿Y cómo es el paso a paso? Súper sencillo y divertido:

 

1.    Primero cortás la malla del tamaño que vos quieras hacer la alfombra.

2.    Introducís la tira de tela en el primer orificio de la malla con la ayuda de la aguja de crochet.

3.    Tejés con las tiras la alfombra, haciendo cadenas con la aguja. Dependiendo del tamaño de los orificios de la malla y del ancho de las tiras de tela vas a introducir la tela en todos los orificios o cada dos agujeros. Entre un punto y otro podés ir aflojando el punto para que no te quede tirante.

4.    Podés cambiar el color de la tela según el diseño que te interese hacer.

5.    Podés hacer líneas de diferentes colores y si te animás vas armando un diseño sobre la mala porque es facilísimo.

 

Si notás que se enrollan los bordes no te preocupés porque se aplana con el uso. También podés colocarle tiras a modo de flecos al final y te queda súper original. A los flecos también los enganchás con la aguja.

 

¿Viste que fácil? Si armás el mate y me prestás una aguja me prendo con vos y hacemos dos alfombras. Después de todo quien te está tirando la punta del ovillo no da puntada sin hilo.