lunes 23 de octubre de 2017

El obrador del Dique Cuesta del Viento se transformará en un parque con actividades diversas, ofreciendo al turista deportes extremos. La obra será financiada por el Municipio de Iglesia y la empresa Barrick.

Aomito tenía ganas de divertirse desafiando la naturaleza y se enteró que en Iglesia se está gestando una iniciativa que permitirá hacerlo, todo en el mismo lugar. Después de dialogar con el Secretario de Turismo del Departamento, Sergio Cámera, empezó a prepararse para hacerlo a full, con todos los condimentos de adrenalina posible. Armó una lista de actividades; iniciaría con kayak, hidrospeed y rafting. Luego probaría su destreza en la tirolesa, seguidamente la lista indicaba que el desafío era el rapel y el canopy, para terminar degustando alguna comida típica en la confitería. El “Camarón” no anda con chiquitas, el proyecto es fantástico. 

Estos serán algunos de los servicios y actividades que podrán practicarse en el futuro Parque de Aventuras Extremas de Rodeo. Un proyecto que busca ofrecer trabajo a los pobladores del lugar y atraer a más turistas hacia el departamento. “Las actividades de tipo extrema son de gran atractivo, por eso queremos ofrecer a la gente actividades recreativas aprovechando los recursos de la zona. Para los adultos, además, está contemplada la construcción de una confitería en el lugar. En el proyecto estamos trabajando, de manera conjunta, con la empresa Barrick”, comentó el Secretario de Turismo de Iglesia, Sergio Cámera. Un grande que se suma a un buen equipo de trabajo y proyectos.

De esta manera, con apoyo del sector minero, la Municipalidad de Iglesia se ha embarcado en un proyecto que pretende ofrecer aventuras extremas a los turistas, con el objetivo de lograr que su estadía en Rodeo sea más prolongada. “En Iglesia tenemos alrededor de 1.200 camas disponibles, creemos que se sumarán unas 30 más con la apertura del parque. Estamos hablando de una apuesta al turismo sustentable, no por un lapso de tiempo sino de forma permanente. Esto generará fuentes laborales tanto en la construcción como en el futuro funcionamiento”, agregó Cámera o Camarón.

Si bien, no está aún estipulada la fecha exacta en que abriría sus puertas el Parque de Aventuras Extremas, estiman que esté listo para principios del 2017. Está contemplado un sector de confitería, un sector de deportes acuáticos, un sector de actividades aéreas con pasarelas y cables que cruzarán de un sector a otro la geografía del lugar, y un circuito ideal para los amantes del trekking. 

Como si fuera poco, y pensando en aquellos cuya aventura es la tranquilidad de la pesca, está previsto un sector para la práctica de este deporte. En la zona hay una gran cantidad de truchas arco iris que hacen atractiva la pesca en el lugar. “Si bien los deportes es el fuerte de la propuesta, lo que buscamos es ofrecer trabajo a la gente de Iglesia, tenemos personas que se han especializado en distintas actividades vinculadas al turismo y queremos ofrecerle mano de obra genuina. Además, que siga creciendo el turismo, aun en temporada baja porque  con esta propuesta vamos a incluir a los chicos, a los adolescentes y a los adultos”, concluyó el Secretario de Turismo.

La iniciativa  forma parte del Plan Turístico de Acción 2016 -2020, elaborado por la Municipalidad de Iglesia, el cual pretende ubicar al turismo como el eje del desarrollo local. Para ello buscarán posicionar turísticamente el departamento a nivel nacional, ofreciendo además de las atracciones habituales: el Dique Cuesta del Viento, las Termas, el camino de Agua Negra y la Reserva de San Guillermo, el Parque de Aventuras Extremas. El mismo se realizará en el predio del exobrador del Dique Cuesta del Viento.

El Dique Cuesta del Viento ya es un sitio buscado por los turistas que visitan Rodeo, y es además un lugar reconocido mundialmente por todos aquellos amantes del Windsurf y el Kite Surf, deportes que ya se practican allí. De hecho, las potencialidades del viento en el lugar han posibilitado que se desarrollen campeonatos mundiales en el dique. Aomito siempre fue un observador de estas competencias, y ahora está emocionado con practicar los deportes extremos que se sumarán a potenciar la zona. Veremos si llegado el momento se animará o si preferirá las delicias culinarias y se instalará a observar desde la confitería.